Ruta turística los Plantagenet: de Lincoln a Nottingham

Habíamos dejado nuestro recorrido por ciudades inglesas relacionadas con los Plantagenet en la localidad de Newark-on-Trent. Desde allí lo retomamos hoy.

1.- LINCOLN

 

1220px-high_bridge2c_high_street2c_lincoln250px-cathedral_and_castle_square_-_geograph-org-uk_-_134108

Unos 25  kilómetros al Noreste de Newark-on-Trent se encuentra la ciudad de Lincoln. En esta bonita ciudad sobresalen dos importantes edificios, su catedral  y su castillo. La  construcción de la catedral se llevó a cabo entre los siglos XI y XIV, es decir en plena época de la dinastía Plantagenet. Su mayor impulsor fue el obispo Hugo, que inició su mandato en 1185, cuando reinaba Enrique II y murió en el año 1200, ya bajo el reinado de Juan sin Tierra. Fue canonizado y sus restos reposan en la catedral. San Hugo de Lincoln es uno de los santos ingleses más reconocidos.

220px-lincoln_cathedral_from_castle_hill_28crop29lincoln_cathedral_nave_12c_lincolnshire2c_uk_-_diliffcathedral_lincoln11

Pero si hay un edificio en la ciudad que ha sido testigo de grandes hechos históricos es sin duda su castillo. Y dos de estos acontecimientos están muy relacionados con los Plantagenet.

mkc3559-nef__1

El primero de ellos tuvo lugar en el año 1141, cuando Inglaterra se encontraba en plena guerra civil entre el rey Esteban y la emperatriz Matilda (madre de Enrique II), un período al que los cronistas de la época denominaron La Anarquía, ya que durante esos años, escribió uno, Christ and His Saints slept.

Esteban se encontraba asediando el castillo de Lincoln, cuya guarnición era leal a Matilda. El hermanastro de la emperatriz, Roberto, conde de Gloucester, acudió al rescate de los sitiados y en la lucha que se produjo entre ambos ejércitos hizo prisionero al rey Esteban. Este hecho podía haber significado el fin de la guerra, pero pocas semanas después el propio Gloucester cayó preso en otra escaramuza y Matilda se vio obligada a intercambiar al rey por su hermano. Las cosas volvieron al punto de partida y la guerra se prolongó once años más.

IMG_3714

El otro gran conjunto de acontecimientos históricos que se produjeron en el castillo de Lincoln tuvieron como protagonista a una formidable mujer, Nicholaa de la Haye. Heredó el cargo de castellana de la fortaleza de Lincoln. Ya había defendido por dos veces el castillo de un asalto primero en 1191 y luego en 1214, cuando una fuerza de nobles rebeldes contra el rey Juan sin Tierra sitió el castillo de Lincoln. Nicholaa consiguió aguantar sin rendir la fortaleza. Cuando posteriormente Juan visitó Lincoln en 1216, Nicholaa trató de hacerle entrega de las llaves del castillo alegando que ella no era más que una anciana incapaz de aguantar las exigencias físicas del puesto; pero el rey  insistió en que las conservara. Además, poco antes de su muerte el 19 de octubre de 1216, designó a Nicholaa para que desempeñara el cargo de sheriff de Lincolnshire.

1200px-lincoln_castle_view

Todavía tuvo tiempo de demostrar su valía la castellana de Lincoln en una nueva ocasión. Cuando murió Juan sin Tierra, heredó la corona su hijo, Enrique III que solo tenía nueve años cuando accedió al trono. La situación no podía ser más desesperada, con el país en guerra civil y un pretendiente francés instalado en Londres y asediando diversos castillos. Uno de estos castillos no era otro que el de Lincoln y la encargada de su defensa era nuevamente Nicholaa de la Haye que no solo había vuelto a negarse a entregar la fortaleza a los atacantes, sino que había hecho saber que recibiría en el castillo a todos los ingleses leales a Enrique III. Esa proclama había levantado la moral de los que se oponían al pretendiente francés, por lo que este había enviado buena parte de sus fuerzas con instrucciones claras de tomar el castillo. Si no recibía refuerzos, era cuestión de tiempo que Lincoln cayera a pesar de la heroica defensa de su castellana.

IMG_3715.PNG

Sin embargo, el 20 de mayo de 1217 el gran caballero William Marshal lideró personalmente una carga de la caballería inglesa contra el ejército francés que asediaba Lincoln junto con sus aliados rebeldes. Dicha acción fue apoyada por una contundente descarga de flechas desde las almenas del castillo ordenada por Nicholaa de la Haye. La victoria de Marshal y Nicholaa fue total y el enemigo huyó en desbandada, mientras que los barones desafectos fueron capturados. De esa manera una anciana a cargo de un castillo asediado fue decisiva en desbaratar la amenaza de toma de Inglaterra por los franceses.

7.- ALNWICK

La siguiente localidad es la más septentrional de nuestro recorrido, hasta el punto de hallarse ya cerca de la frontera con Escocia. Precisamente por eso, el edificio más destacado de Alnwick es su formidable castillo. Es todavía hoy la residencia de la familia Percy, condes de Northumbria, uno de los nombres habituales de los conflictos de la tempestuosa Edad Media inglesa como la guerra de las Rosas y la guerra de los Cien Años, así como en rebeliones galesas como la que estuvo en el origen de la significación de la familia Tudor.

IMG_0100IMG_0088

Precisamente por esta localización fronteriza Alnwick ha sido testigo de diversas batallas contra los vecinos escoceses del norte. En la más significativa, en 1171, el ejército del rey inglés Enrique II derrotó e hizo preso a Guillermo el León, rey de Escocia, que se vio obligado a prestar homenaje al monarca inglés.

 

IMG_0104IMG_0103IMG_0093IMG_0086IMG_0087

Otro episodio, algo más chusco, tuvo como protagonista en 1214 al rey Juan sin Tierra, que cuando cruzaba Alnwick en uno de sus viajes, se vio atrapado en un camino embarrado de la ciudad. En uno de sus típicos arranques de ira, el rey castigó a Alnwick  por no mantener en condiciones el camino real, y decretó que cada año los nuevos habitantes de la ciudad debían recorrer a pie el mismo camino embarrado que él padeció. La costumbre se mantuvo hasta el siglo XIX.

IMG_0098IMG_0096IMG_0097

El castillo de Alnwick ha sido escenario del rodaje de multitud de series y películas como Harry Potter (muy reconocible es la imagen de abajo como el escenario del partido de quiditch de la primera película de la serie), Downton Abbey o El león en invierno.

 

IMG_0089IMG_0090IMG_0092

Pero el castillo no es el único lugar a visitar en Alnwick. Barter Books es una encantadora librería que ocupa el edificio de una antigua estación de tren eduardiana. Dos son los motivos de la fama de Barter Books. El primero es que tiene una de las mejores colecciones de libros de segunda mano del norte de Inglaterra.

IMG_0080 - Versión 3IMG_0081IMG_0082

El segundo es que aquí fue donde su dueño descubrió en unas viejas cajas adquiridas en una subasta un viejo cartel de la Segunda Guerra Mundial con un mensaje que hoy es famoso en todo el mundo: KEEP CALM AND CARRY ON. Este vídeo cuenta la historia.

Y un tercer lugar de visita obligada en Alnwick, son los Alnwick Gardens. Si tienes la suerte de disfrutar de un día soleado, lo que no es fácil, ofrecen un bonito y agradable paseo.

grand-cascade2

8.- COUNTY DURHAM

Volviendo ya hacia el sur, a unos ochenta kilómetros de Alnwick se encuentra la ciudad de Durham. Pero antes de visitar la propia capital del condado de Durham, merece la pena desviarse por la campiña para relizar una visita a las ruinas de Barnard Castle y al museo Bowes.

Barnard Castle fue construido en el siglo XIII y fue residencia de la familia Balliol, uno de cuyos miembros, John Balliol, fue elegido rey de Escocia por Eduardo I de Inglaterra en un proceso iniciado a solicitud de los Guardianes del reino escocés en 1292, antes de la campaña que este monarca inició para conquistar a su vecino del norte y en la que se distinguieron William Wallace y Robert Bruce. Barnard Castle pasó después por manos de algunas de las familias más importantes de Inglaterra (Beauchamp y Neville) y también fue propiedad del último Plantagenet, Ricardo III. Fue abandonado en el siglo XVII.

IMG_0169

IMG_0170

En cuanto al museo Bowes, fue construido en el siglo XIX en plena época victoriana, y su historia es digna de alguna de las novelas propias de ese período.

John Bowes era hijo del conde de Strathmore y de su amante Mary Millner, que trabajaba en una de las propiedades del noble. Horas antes de morir el conde se casó con Mary para asegurar el futuro de su hijo y tras una ardua batalla judicial, aunque John no heredó el título nobiliario, sí logró que se le cedieran las propiedades de su padre en Durham.

Entre los bienes heredados y su habilidad para los negocios, John Bowes se hizo pronto con una considerable fortuna. Viajaba con frecuencia a París en parte por motivos laborales y en parte porque no encajaba en la encorsetada sociedad victoriana por su origen “bastardo” y por su pasión por el teatro y las variedades que se veía con malos ojos por la alta sociedad de Londres.

IMG_0166

En París John Bowes compró un teatro y se enamoró de una de las actrices que trabajaban allí, Josephine Coffin-Chevalier, con la que compartía una gran pasión por el arte. La pareja se casó en 1852 y se instaló en Inglaterra.

Durante los años siguientes dedicaron buena parte de su fortuna a la adquisición de obras de arte con la idea de crear un museo abierto al público menos pudiente en sus propiedades del condado de Durham, pero Josephine murió en 1874, con un montón de planos e ideas pero sin nada concreto llevado a cabo. Aunque la muerte de su mujer apagó en parte los deseos de John de crear el museo, el hecho de que lo hubiera hecho antes de tener descendencia que heredara su fortuna hizo que Bowes pusiera el asunto en manos de varias instituciones benéficas con instrucciones de construir un edificio francés para albergar toda su colección de obras de arte después de su muerte.

IMG_0164IMG_0161IMG_0165

John murió en 1885 y sus instrucciones fueron llevadas a cabo. El 10 de junio de 1892 el Museo Bowes se inauguró en un impresionante palacio y en él se pueden visitar numerosas obras de arte (incluso una pintura de El Greco), curiosidades y uniformes y un ingenio mecánico consistente en un cisne que navega sobre un lago, que es la joya del museo.

IMG_0158IMG_0162

Ya en la propia ciudad de Durham se puede disfrutar de un agradable paseo por su casco antiguo y por su catedral medieval, residencia de los poderosos obispos de Durham, una de las fuerzas políticas de mayor influencia de la zona, especialmente en lo tocante a los asuntos relacionados con Escocia, dada la cercanía de la frontera.

IMG_0145IMG_0148IMG_0154IMG_0150

En el año 1040, antes de la conquista normanda, los escoceses sitiaron Durham. Y más de un cruento enfrentamiento tuvo lugar en las calles y el castillo de la ciudad a lo largo de la Edad Media. La catedral de Durham fue una de las primeras que Guillermo el Conquistador ordenó construir en Inglaterra al estilo normando.

IMG_0157IMG_0156IMG_0155

IMG_0153

9.- YORK

IMG_0294IMG_0259IMG_0265

York es una de las ciudades principales de Inglaterra y prueba de ello es que allí se han asentado todos los pueblos que han pasado por el país, que la han denominado de diferentes formas, desde los romanos (Eboracum), hasta los sajones (Eoferwic) y los vikingos (Jorvik). Es precisamente la huella vikinga una de las que más presentes se encuentra en la ciudad. No en vano, los invasores daneses hicieron de Jorvik la capital de su dominio en las islas británicas, como se recuerda en el Jorvik Viking Center, un museo donde se recrean las costumbres, vestimentas, armas, joyas, viviendas e incluso los olores (intensos, por decirlo suavemente) de la ciudad durante la dominación vikinga.

IMG_0278

Todo en York es un paseo por la Historia, por lo que no hay nada mejor que dejarse llevar por sus callejuelas e ir descubriendo los carteles que nos cuentan la historia que encierran edificios de cualquier período histórico.

img_0332.jpgIMG_0329IMG_0321IMG_0311IMG_0302

IMG_0242IMG_0222

Si se desea gozar de una vista general sobre York, lo mejor es visitar la Torre Clifford, parte del antiguo castillo de la ciudad, que además guarda una trágica historia, precisamente de la época del más famoso monarca de la dinastía Plantagenet. En el año 1190, una ola de odio antisemita recorrió Inglaterra. Los judíos de York se refugiaron en la Torre Clifford para huir de la multitud. Al ver que los oficiales de la ciudad no iban a hacer nada para protegerles, decidieron quitarse la vida antes de ser asesinados. Alrededor de doscientos judíos de York murieron ese día.

IMG_0250IMG_0253IMG_0254IMG_0261fullsizeoutput_403b

Desde la torre se ve también el museo York Castle Wall, donde se recrean estancias, medios de transporte, negocios y calles cotidianas de ciudades inglesas de diferentes épocas históricas.

IMG_0269IMG_0256IMG_0244

No puede faltar la visita a la impresionante catedral de la ciudad, York Minster, de estilo gótico y cuya construcción se inició durante el siglo XIII.

IMG_0238IMG_0232IMG_0230IMG_0228IMG_0282IMG_0285

Y si queremos hacer en cualquier momento un alto en el camino, podemos hacerlo en dos pintorescos y muy diferentes lugares. La Guy Fawkes Inn está instalada en la casa donde nació Guy Fawkes. uno de los integrantes del grupo de católicos que intentó en 1605 volar el Parlamento de Westminster en el llamado Complot de la Pólvora. Aunque Fawkes no era uno de los principales ideólogos de la conspiración, fue el más significado, ya que fue detenido en la noche del 4 al 5 de noviembre de 1605 cuando se dirigía a ejecutar el atentado. Todavía hoy se celebra en muchos lugares de origen anglosajón en esa fecha la Bonfire Night, bajo la advocación Remember, remember, the Fifth of November. 

 

Y para algo más tranquilo, Betty’s es el más típico y famoso salón de té de York, donde se puede disfrutar de un té o un café con pastas o pasteles.

branch-stonegate-mainbetty27s2b1

10.- NOTTINGHAM

Viajando 120 kms. al Sur desde York, llegamos a Nottingham. Durante el recorrido, los carteles que nos anuncian que estamos atravesando el bosque de Sherwood ya nos van introduciendo en la historia de uno de los principales personajes asociados con Nottingham. Evidentemente estamos hablando de Robin Hood, que nos saluda desde los aledaños del castillo de la ciudad donde según nos cuentan realizó sus correrías contra Juan sin Tierra y el malvado sheriff de Nottingham.

IMG_0786

En realidad, la figura de Robin Hood se fue creando a lo largo de la Edad Media tomando rasgos de diversos personajes que vivieron en diferentes períodos, desde la conquista normanda (Hereward the Wake) hasta todas las rebeliones de tipo social que sufrieron los reyes de la dinastía Plantagenet: Juan sin Tierra y la firma de Magna Carta (1215-16) , Enrique III y el protorégimen parlamentario de Simon de Montfort (1263-65) y sus Desheredados, Ricardo II y The Peasant’s Revolt (1381) o Enrique VI  y la rebelión de Jack Cade. El preste Sloth, en su obra Piers Plowman, es el primero en poner por escrito el nombre de Robin Hood a finales del siglo XIV (según él, aunque no se sabe el Padrenuestro, puede recitar rimas de Robyn Hood). A partir del siglo XIX, con la obra de Walter Scott Ivanhoe, Hood queda irremediablemente ligado a Juan sin Tierra, Nottingham y su sheriff. Por eso a lo largo de la ciudad nos encontramos diferentes placas que nos lo recuerdan.

 

Pero el castillo de Nottingham sí fue testigo de otra historia digna de cualquier película u obra de teatro de Shakespeare, protagonizada (como no) por un rey Plantagenet. En 1330, Eduardo III era un joven rey de apenas dieciocho años. Aunque ceñía la corona, en realidad el país estaba gobernado por su madre Isabel, la Loba de Francia, y el amante de esta, Roger Mortimer. Cuatro años antes habían viajado desde Francia al mando de una fuerza invasora y habían derrotado, obligado a abdicar y asesinado al rey Eduardo II, esposo de Isabel (por cierto, no hagan ustedes mucho caso de la Isabel de Francia que nos pintan en la película Braveheart; apenas tenía seis años por entonces y no había puesto un pie en Inglaterra y mucho menos en Escocia).

IMG_0790IMG_0788IMG_0785IMG_0795
En 1330, decíamos, Eduardo III decidió que ya había tenido bastante del amante de su madre, Roger Mortimer. Los rumores de que ella estaba embarazada del noble contribuyeron a decidir al joven a actuar. Mortimer viajaba siempre acompañado de una fuerte escolta, pero una noche que se hospedaba junto a Isabel en el castillo de Nottingham, un grupo de jóvenes liderados por el rey en persona dio un audaz golpe de mano y logró llegar hasta los aposentos de la pareja. Mortimer fue hecho prisionero y luego ejecutado e Isabel quedó relegada a un segundo plano en el gobierno de su hijo a partir de entonces.

IMG_0776

Pegada a la muralla del castillo de Nottingham se encuentra la que se anuncia como posada más antigua de Inglaterra. El que su año de fundación sea 1189 y el que su nombre sea Ye olde trip to Jerusalem nos recuerda indefectiblemente a Ricardo Corazón de León, que fue coronado rey en ese año y que labró buena parte de su fama en Las Cruzadas.

 

El paseo por Nottingham está jalonado de bonitos e históricos edificios, pero en el centro histórico y peatonal hay una curiosa estatua que llama la atención.

IMG_0804

Representa a un personaje que uno se imagina importante para la ciudad, dada la ubicación del monumento y que de lejos recuerda vagamente a Tintín. Cuando te acercas, ves el nombre del personaje representado: Brian Clough. No es un noble, ni un político, ni un escritor, ni siquiera un actor famoso. Es ni más ni menos que un entrenador de fútbol. El hombre que llevó al Nottingham Forest, el principal equipo de la ciudad, desde la Segunda División a proclamarse por dos veces campeón de la Copa de Europa. Una hazaña que hizo que la ciudad de Nottingham costease este monumento en su memoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s