«La hija del tiempo», de Josephine Tey: original novela policíaca sobre Ricardo III

Cuando un activo e inquieto inspector de Scotland Yard, dedicado en cuerpo y a alma a resolver crímenes, se ve en la obligación de guardar cama en un hospital durante un largo período de tiempo, no es de extrañar que se dedique a matar el aburrimiento resolviendo algún crimen del pasado.

Con este original planteamiento de partida Josephine Tey se embarca en una revisión de uno de los sucesos más famosos y controvertidos de la Historia de Inglaterra: la desaparición de la Torre de Londres de los dos hijos del fallecido Rey de Inglaterra Eduardo IV. Sus cuerpos nunca fueron encontrados y siempre se ha acusado de su muerte a su tío (y sucesor de Eduardo IV), el malvado oficial de la Historia inglesa: Ricardo III. Figuras de la talla de William Shakespeare y Tomás Moro relataron detalladamente el execrable crimen ordenado por el villano monarca que estaba destinado a ser el último gobernante de la casa Plantagenet.

Josephine Tey se propone, a través de un inspector Grant aburrido por la inactividad, revisar con criterios policíacos la historia de la desaparición de los niños de la Torre de Londres. Lo hace con un estilo punzante y crítico, tratando de forma iconoclasta las verdades asumidas por siglos de obras de sesudos historiadores y centrándose en los hechos debidamente contrastados.

Esta es mi primera aproximación a la obra de Tey y me ha gustado su estilo, su británico sentido del humor y su descripción a base de agudas pinceladas de los personajes de la novela. El libro se lee fácilmente y la narración es ágil y divertida. En general la novela está muy bien planteada, desarrollada y resuelta.

En el lado negativo hay que apuntar que el seguimiento de la trama puede resultar algo complicado a los no conocedores de la Historia de Inglaterra en general y la de los niños de la Torre de Londres en particular. Además me ha sorprendido encontrar alguna pequeña incongruencia, pero me ha parecido que se debe más bien a un problema de traducción.

En resumen, libro muy recomendable sobre todo para aquellos a los que, como es mi caso, les atrae desde hace tiempo la enigmática figura histórica de Ricardo III. Un último dato de interés para los aficionados a este personaje, que estarán familiarizados con los recientes movimientos de reivindicación del vilipendiado Ricardo III es que Josephine Tey escribió este libro en 1951.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s