Ruta turística los Plantagenet: de Leicester a Tewkesbury

Dejamos nuestro recorrido por la Inglaterra de los Plantagenet en Nottingham, donde lo retomamos hoy para desplazarnos a Leicester.

1.- LEICESTER 

Leicester, capital del condado del mismo nombre, se encuentra cuarenta kilómetros al sur de Nottingham. Sus orígenes se remontan a la época de la invasión romana de Britania (año 43 d.C.). Ratae Corielvatorum, como era conocida en la época se convirtió en una población importante durante la dominación romana, albergando multitud de edificios públicos. En la actualidad todavía se conservan restos dde los antiguos baños de la ciudad y una parte de sus muros, conocida como Jewry Wall.

IMG_1038

En el lugar en el que se encontraban los baños se sitúa en la actualidad el Jewry Wall Museum donde se conservan restos procedentes de la época de la ocupación romana y de las invasiones sajonas y vikingas.

 

 

 

Como el resto de Inglaterra, Leicester pasó a ser habitada por los anglosajones en los siglos V y VI y se incorporó al reino de Mercia. Tras las invasiones vikingas, la ciudad fue ocupada por una guarnición danesa en el año 877, hasta que en el año 918 Aehthelflaed  (hija de Alfredo el Grande) reconquistó la ciudad para los sajones.El museo cuenta con una amplia colección de objetos e inscripciones de estas épocas

IMG_1069IMG_1072

Después de la conquista normanda de Inglaterra en 1066, el rey Guillermo ordenó la construcción de diversos castillos con sus guarniciones para garantizar su dominio del país. Uno de ellos se construyó en Leicester, del que apenas quedan restos, y fue adjudicado a uno de los nobles normandos seguidores del rey, Hugh de Grandmesnil, que se convirtió en el primer conde de Leicester. La presencia normanda se hizo rápidamente notar en las diversas construcciones civiles y religiosas que levantaron en la ciudad, como la iglesia de St. Mary de Castro o la de San Nicolás, situada justo detrás de los muros de los baños romanos.

 

 

 

Ya en pleno dominio de los Plantagenet, en 1207, en una de las típicas muestras de su tiránica forma de gobierno, el rey Juan sin Tierra se apropió del condado de Leicester desposeyendo del mismo a la familia Beaumont, alegando la falta de pago de las exacciones que de manera arbitraria ordenaba el monarca para sostener sus desastrosas campañas militares en Francia. Pero en 1230 un descendiente de los Beaumont procedente precisamente de Francia, llegó a Inglaterra para reclamar sus derechos sobre el condado de Leicester.

De nombre Simon de Montfort, era hijo del hombre del mismo nombre que dirigió la cruzada contra los cátaros en el Languedoc, y estaba destinado a jugar un papel decisivo en la lucha de poder que se entablaría en los siguientes años entre la realeza representada por Enrique III y su hijo el futuro Eduardo I, y la nobleza representada por el citado Simon de Montfort. En el enlace se puede conocer más en detalle su historia, pero la huella de Simon de Montfort en la historia inglesa se conserva especialmente en Leicester, donde su estatua preside la céntrica Tower Clock y cuya universidad lleva su nombre.

 

Durante los siglos XIII y XIV la ciudad de Leicester siguió aumentando en tamaño e importancia como demuestran construcciones que se conservan de esa época como Newarke Gateway, Turret Gateway y especialmente el edificio del ayuntamiento (Guildhall) construido junto a la catedral y que contiene algunas estancias espectaculares y una estatua de Aehthelflaed, la mujer que liberó la ciudad del dominio danés y que es llamada The Lady of Mercia.

 

Pero quizás el hecho histórico que ha hecho más conocido el nombre de Leicester en los últimos años ha sido el descubrimiento en un aparcamiento de la ciudad de los restos del último rey de la dinastía Plantagenet, Ricardo III. Tras ser derrotado en la batalla desarrollada en la cercana localidad de Bosworth en 1485 por Enrique Tudor, el cuerpo de Ricardo III fue trasladado a Leicester y enterrado en una iglesia franciscana cercana a la catedral.

Con el tiempo se perdió noticia del lugar donde el rey fue enterrado, hasta que una investigación liderada por la universidad de la ciudad terminó por descubrir sus restos en el año 2012. El lugar alberga en la actualidad una exposición presidida por una estatua del rey y donde se puede observar el lugar exacto en el que fueron encontrados sus restos y diversos aspectos del entorno histórico en que tuvo lugar la batalla de Bosworth (la llamada guerra de las Rosas) y del proceso de descubrimiento e identificación del cuerpo del famoso rey inglés. Uno de los elementos que más polémica ha levantado de la exposición es la reconstrucción de la armadura de Ricardo III, que algunos consideran que es más propia de la película de Star Wars que de un monarca medieval inglés.

 

Un último lugar que merece la pena visitar en Leicester, ya sin relación con los Plantagenet, es el Newarke Houses Museums & Gardens, que reconstruye diversos aspectos y estancias de la vida en la ciudad desde el siglo XVII hasta la Primera Guerra Mundial.

 

2.- NUNEATON

A unos 30 kilómetros al sudoeste de Leicester se encuentra la localidad de Nuneaton, en cuyo término municipal se desarrolló en 1485 la batalla de Bosworth en la que el último Plantagenet, Ricardo III, cayó derrotado por el primer Tudor, Enrique VII. Allí existe una exposición permanente que recuerda el lugar donde tuvo lugar la famosa batalla, el sitio donde cayó muerto (supuestamente) Ricardo III y donde se levanta un monumento que recuerda a todos los fallecidos en la guerra de las Rosas. Además, todos los años en el mes de agosto se celebra el aniversario de la batalla con una recreación de la misma.

IMG_1146IMG_1154IMG_1163IMG_1174IMG_1179IMG_1204IMG_1205IMG_1229

3.- WARWICK

A unos 30 kilómetros al sur de Nuneaton, Warwick es una localidad situada en el centro de Inglaterra, a orillas del río Avon. Las primeras menciones a la ciudad asocian su fundación con Aethelflaed, hija del rey sajón Alfredo “el Grande”. Conocida como “The Lady of the Mercians” Aethelflaed continuó la tarea de reconquista de los reinos sajones en manos de los invasores daneses que había emprendido su padre. Recientes estudios locales consideran que entre las fortalezas que Aethelflaed establació para consolidar sus conquistas se encuentra Waeringvicum, origen de la actual Warwick.

IMG_1483IMG_1411

 

Pero la verdadera importancia de Warwick en la historia inglesa comienza después de la conquista del país por los normandos de Guillermo “el Conquistador” en el año 1066. Como parte esencial de la consolidación de su dominio militar de Inglaterra Guillermo construyó una serie de formidables fortalezas como la Torre de Londres o el castillo de Warwick, sin duda el edificio más famoso de la ciudad, al ser de los pocos que se conservan en todo su esplendor.

IMG_1310IMG_1364IMG_1373IMG_1375IMG_1313

Durante el reinado de Guillermo los normandos tuvieron que hacer frente a una importante oposición por parte de los sajones que se negaban a ceder de buen grado el dominio del país a los invasores procedentes de Francia. Las rebeliones sajonas fueron repelidas con especial dureza en el norte del país (The Harrowing of the North) y en las zonas cercanas a las más importantes fortalezas normandas. No es de extrañar por tanto que cuando al final de su reinado Guillermo hizo realizar un recuento de las posesiones de todos los súbditos de su reino (The Domsday Book) la campiña de los alrededores de Warwick se encontrase entre las zonas más deshabitadas y empobrecidas del país.

IMG_1377IMG_1343IMG_1375IMG_1378IMG_1315

Durante el reinado de la dinastía Plantagenet Warwick se consolidó como una de las fortalezas más importantes del país, por sus potentes defensas y su situación estratégica en el centro de Inglaterra. El conde de Warwick era uno de los personajes más poderosos de la nobleza y se trataba de alguien siempre muy cercano al monarca de turno. Por eso, cuando estalló el conflicto civil conocido como guerra de las Rosas (1455-1485) en el que las casas de York y Lancaster lucharon por el trono inglés, la figura de Richard Neville, conde de Warwick, fue el elemento que decantó en cada momento la balanza del conflicto, hasta el punto de haber pasado a la Historia con el nombre de The Kingmaker. Neville apoyó inicialmente a la casa de York, pero sintiéndose traicionado por Eduardo IV se pasó al bando de los Lancaster hasta su muerte en 1471 en la batalla de Barnett. Un ala del castillo de Warwick está dedicada a él.

IMG_1368IMG_1370

El interior del castillo de Warwick es un precioso paseo visual por la historia de Inglaterra, desde su colección de armaduras medievales, su retrato de Enrique VIII, una máscara mortuoria de Oliver Cromwell (el vencedor de la guerra civil del siglo XVII frente al rey Carlos I) y diversas estancias que reflejan escenas cotidianas de la vida de los aristócratas ingleses en los siglos XVIII y XIX. Una visita que merece la pena.

 

La segunda construcción más importante de Warwick es la iglesia de Santa María. Edifica en el año 1123 en el centro de la ciudad, su imponente torre (a la que se accede por una angosta escalera de caracol de piedra de más de doscientos peldaños) ofrece unas preciosas vistas de la ciudad, del castillo y de la campiña colindante.

IMG_1384IMG_1387IMG_1394IMG_1395IMG_1393

El interior de la iglesia contiene diversas capillas con alto interés histórico, especialmente la llamada Beauchamp Chappel. Construida en el siglo XV para albergar los restos de Richard Beauchamp, conde de Warwick cuyo sepulcro se encuentra en el centro de la instancia, la capilla alberga también los sepulcros de varios miembros de la familia Dudley. Entre ellos destaca sin duda la figura de Robert Dudley, conde de Leicester, favorito y probablemente algo más de la reina Isabel I.

IMG_1403IMG_1404IMG_1406IMG_1409

Por lo demás, Warwick es una tranquila localidad en la que se puede dar un agradable paseo disfrutando de la típica arquitectura de una ciudad inglesa.

IMG_1419IMG_1431IMG_1386IMG_1421IMG_1414IMG_1427IMG_1417IMG_1412IMG_1416

4.- EVESHAM

40 kilómetros al sudoeste de Warwick se encuentra la ciudad de Evesham (Worcestershire). Su significación en la historia inglesa fue breve, pero muy significativa y se centra en un momento histórico muy concreto, el 4 de agosto de 1265.

 

Reinaba por entonces en Inglaterra el cuarto soberano de la dinastía Plantagenet Enrique III, un rey que heredó los problemas con sus nobles de su padre Juan sin Tierra. Era un monarca débil y ya en 1258 hubo un primer intento de limitar la autoridad real, mediante designación de un consejo de grandes señores que eran quienes ejercían de hecho el poder, aunque este intentó fracasó tras sólo dos años como consecuencia de las luchas interinas de los miembros del Consejo y de su falta de visión de los intereses globales del reino.

Enrique III recuperó brevemente el poder, pero cuando convocó al Parlamento en varias ocasiones para solicitar fondos para sus gastos, nuevamente se encontró con la oposición de los grandes señores que entendían que ese dinero se destinaría a satisfacer gastos personales del rey, su familia y allegados y ajenos a los intereses del reino.

En esta ocasión, ya en 1263, el líder de la oposición de los barones fue el conde de Leicester, Simon de Monfort. Los rebeldes controlaban parte del territorio inglés (incluida la ciudad de Londres), y cuando los ejércitos de ambos bandos se encontraron en Lewes (1264), aun en inferioridad numérica, el ejército de Simon de Montfort venció. Como consecuencia de ello, el rey fue confinado en Londres y se designó un Consejo de nueve barones, dirigido por De Montfort, Además, el primogénito del rey quedó como rehén en el castillo de Dover, para evitar cualquier maniobra por parte de su padre contra los nuevos regentes del reino. De Monfort no cometió el error del anterior consejo y ejerció personal y directamente el poder. Era en todo, excepto en el nombre, el verdadero rey de Inglaterra.

Sin embargo en 1265 el hijo del rey Enrique, el futuro Eduardo I, escapó de su cautiverio y formó un ejército que se enfrentó a los rebeldes en Evesham. En situación de clara inferioridad numérica De Monfort fue derrotado y muerto en la batalla que un lacónico cronista definió como «the murder of Evesham, for Battle it was none». Se ponía así fin a dos años de gobierno en el que por primera vez en la historia de Inglaterra una sola persona ostentó el poder propio de un rey en vida y por encima de éste,  que estaba cautivo en la catedral de San Pablo en Londres. Una entrada del blog trata sobre la polémica respecto de si este período puede considerarse como el origen del parlamentarismo inglés. 

De Montfort se refugió en la abadía de Evesham, pero los hombres del príncipe Eduardo lo sacaron de ella a la fuerza, lo ejecutaron, lo descuartizaron, le cortaron los genitales y se los colocaron en la boca y tras eso le cortaron la cabeza, que fue enviada como regalo a su esposa por uno de los nobles servidores de Eduardo. El resto de su cadáver se lanzó  al cercano río para que no pudiese haber tumba de un mártir que atrajese a seguidores de De Montfort. Esta última parte de la historia es aportación personal (tras reponerse de la sorpresa de tropezarse con un tipo que procedente de España le preguntaba por lo ocurrido allí en 1265) del párroco de la abadía, al que se puede observar a la puerta de la misma en la foto de arriba.

5.- TEWKESBURY

Situada a unos 20 kilómetros al sudoeste de Evesham, Tewkesbury es una localidad perteneciente al condado de Gloucestershire, cercana a la región conocida como The Cotswolds, que comparten hasta cinco condados y que destaca por un cuidado entorno natural con pequeñas colinas (wolds) y grandes arboledas, pintorescas poblaciones unidas por históricos caminos y bellos paisajes de la campiña inglesa salpicados por algún que otro lago.

IMG_1761IMG_1764IMG_1765IMG_1758

El edificio más importante de Tekwesbury es sin lugar a dudas su imponente abadía. Fue fundada en 1087 por Robert FitzHamon para albergar a una comunidad de monjes normandos de la orden benedictina, aunque la construcción del edificio actual no comenzó hasta 1102 y estaba prácticamente concluida cuando fue consagrada en 1121. Posee una de las más altas torres de estilo románico de Inglaterra.

IMG_1779IMG_1782IMG_1768IMG_1767

A partir del siglo XIV se realizaron diversas reformas en el interior de la iglesia de la abadía con la intención de embellecerla. Tras la orden de disolución de las órdenes monásticas dictada por Enrique VIII en 1540 después del nacimiento de la iglesia anglicana, la abadía y sus edificios colindantes se libraron del abandono y demolición que sufrieron instalaciones similares en Inglaterra al ser adquirida por los feligreses de la ciudad.

La abadía conserva algunos documentos que recogen momentos importantes de la historia inglesa y, como no podía ser de otra forma en este blog, con los Plantagenet. En la abadía se guarda un manuscrito que registra lo ocurrido en una tensa sesión del Parlamento de Westminster el 30 de abril de 1258, durante el ya mencionado enfrentamiento entre el rey Enrique III y sus nobles liberados por Simon de Montfort.

IMG_1773

 

IMG_1770

Pero sin duda el acontecimiento más importante en la historia de Inglaterra que tuvo lugar en Tekwesbury se produjo en 1471, y fue uno de los momentos álgidos de la guerra de las Rosas. Por esas fechas dominaban el conflicto los yorkistas; la corona la ostentaba la cabeza visible de dicho bando, Eduardo IV. El rey lancasteriano Enrique VI se encontraba preso en la Torre de Londres y su esposa Margaret Beaufort y su hijo y príncipe de Gales, de nombre Eduardo, se habían visto obligados a exiliarse en Francia.

IMG_1774IMG_1772

 

Animados por las noticas de disensiones internas en el bando yorkista, Margaret Beaufort y su hijo decidieron embarcar hacia Inglaterra. Desconocían que solo unos días antes Eduardo de York había derrotado y dado muerte a su principal aliado, Richard Neville, conde de Warwick.

El 4 de mayo de 1471 los ejércitos de Eduardo de York y del príncipe de Gales, su homónimo de Lancaster, se enfrentaron en Tewkesbury en una de las batallas decisivas de la Guerra de las Rosas, ya que los lancasterianos fueron derrotados, Eduardo de Lancaster murió en la batalla y pocos días después su padre Enrique VI moría, muy probablemente ejecutado, en su cautiverio de Londres, poniendo un momentáneo fin al conflicto.

IMG_1760IMG_1762IMG_1763

 

5.- EVESHAM

 

Fotos: archivo del autor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s