Plantagenet y Tudor se unen para una última batalla… contra el coche autónomo

Si eres habitual de esta página no hará falta mucha explicación para decir que si hay dos familias que no se apreciaban precisamente entre sí esas eran los Plantagenet y los Tudor. En algo influyó en esta enemistad el hecho de que el último rey Plantagenet fuera depuesto y muerto por el primer rey Tudor.

El estudio y seguimiento de diversos historiadores y cuentas en las redes sociales sobre la historia inglesa me ha demostrado que esta rivalidad y enemistad entre los partidarios de los Plantagenet y los de los Tudor sigue hoy más viva que nunca. Hace poco el historiador Nathen Amin, autor de un libro sobre la casa Beaufort (origen de la dinastía Tudor), de la que hablamos en una entrada del blog, y firme partidario de Enrique VII y de los Tudor compartía algunos comentarios poco elogiosos que había recibido en su página de FB dedicada a este monarca y que seguramente provenían de partidarios del último Plantagenet, Ricardo III y de alguna de las sociedades que por todo el mundo reivindican su figura.

Por otro lado, tenemos por ejemplo a un autor al que hemos citado varias veces por aquí, Matthew Lewis. Tiene escritos varios ensayos sobre reyes Plantagenet como Enrique III o Ricardo III y un muy interesante libro donde plantea diversas alternativas sobre la posible suerte de los llamados príncipes de la Torre de Londres. Hace poco compartía en las redes sociales un vídeo de una charla ofrecida ante una de las múltiples sociedades Tudor que (como las de Ricardo III) se prodigan en el mundo anglosajón. Matthew empezaba su intervención diciendo que primero tenía que confesar algo a su audiencia de ese día: «soy Ricardista», casi como pidiendo disculpas por su pecado a los partidarios de los Tudor que iban a escucharle hablar de los príncipes de la Torre.

69A61866-EEFF-4D0B-95D1-AC9AECDC15CFLa rivalidad entre Tudor y Plantagenet en la literatura y la historia puede rastrearse hasta los tiempos de William Shakespeare. Ya hemos hablado en el blog de la no muy cordial relación del famoso autor con los Plantagenet, teniendo en cuenta que escribió en la época Tudor y que pintaba un retrato más que desfavorable del último Plantagenet en su obra Ricardo III, lo que le ha granjeado la animosidad de los defensores a ultranza de este monarca, al que Shakespeare hace pronunciar en un momento de la batalla en la que perdió la vida la frase: «un caballo, mi reino por un caballo».

La batalla a la que nos hemos referido en varias ocasiones tuvo lugar en Bosworth el 22 de agosto de 1485 y es precisamente esa ubicación y esa localidad la que ha conseguido lo que parecía imposible: poner de acuerdo y unir en una lucha común a los partidarios de los Plantagenet y a los de los Tudor.

FFE91953-E872-4C5F-9458-380DF90D473CEl motivo de esta masiva movilización de historiadores, novelistas y simples aficionados a la Historia en Inglaterra ha sido la noticia según la cual el ayuntamiento de Bosworth estaba planteándose ceder parte de los terrenos en los que tuvo lugar la batalla (y que actualmente albergan un centro que recuerda la misma y donde anualmente se realiza una recreación de la batalla) a una empresa japonesa que pensaba construir allí, ni más ni menos, un circuito de pruebas de vehículos autónomos, es decir sin conductor.

Como digo, la respuesta fue contundente; tanto para los aficionados a los Plantagenet como para los partidarios de los Tudor, Bosworth es un verdadero símbolo. Considerada una de las batallas más importantes de la historia inglesa, no solo por suponer el cambio de dinastía entre las dos más importantes de Inglaterra, sino por ser la última batalla en la que un rey inglés murió combatiendo, rápidamente se creó un movimiento en internet, insisto tanto en el “bando” Tudor (como Nathen Amín) como en el Plantagenet (entre otros, Matthew Lewis o Andrea Povey, cuya cuenta de Twitter lleva el nombre de Ricardo y el año de su coronación), en defensa de Bosworth y en contra del proyecto de circuito para coches autónomos.

El pasado martes estaba previsto que el ayuntamiento de Bosworth votara en favor o en contra del proyecto de la empresa japonesa. Para entonces había recibido más de cuatrocientas peticiones de ciudadanos para que el proyecto fuera rechazado; a favor del proyecto, el número de comunicaciones recibidas era de cero. Visto el panorama, los concejales aprobaron por doce votos contra dos posponer la votación (que se preveía daría luz verde al proyecto). Un portavoz municipal declaró que se proponían buscar una solución satisfactoria tanto para la preservación de la historia de Bosworth como para el progreso que para la ciudad supondría el proyecto japonés.

Hay quien se tomaba con humor la cuestión, como un usuario de Twitter que se preguntaba si al menos Ricardo, ya que no había podido conseguir ese caballo por el que tanto suspiraba en la batalla, podría al menos lograr que le dejaran un coche autónomo para seguir combatiendo.

En mi caso, quizás algo más poéticamente, y como alguien que tuvo la suerte de visitar una de las recreaciones de la batalla de Bosworth (a la que pertenecen algunas de las fotos de esta entrada) no puedo sino desear que Ricardo III haga como el gran héroe castellano, El Cid, y gane esta batalla después de muerto, aun con la inesperada ayuda de sus enemigos Tudor. Seguiremos informando.

686CECAE-04E3-4F70-9D24-69D4F74832C4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s